La tercera versión de Tinos Food Paths (que serían «los senderos de la gastronomía en Tinos») se efectuó este año en esta isla de las Ciclades la segunda semana de mayo, con mucho éxito, según declararon en unísono tantos los organizadores como los participantes y la centena de voluntarios.

Más de 80 chefs, food bloggers, expertos en gastronomía, bar tenders productores de carne y cecinas, cultivadores y académicos se juntaron durante siete días en la isla de Tinos para intercambiar sus experencias y compartir nuevas ideas.

Tinos Food Paths ofreció a los protagonistas las ubicaciones más extraordinarias y excelentes para desarrollar sus actividades:canteras remotas de mármol, playas distantes, viñas em paisajes lunares, pueblecitos enteros al servicio de la preparación y presentación de la comida, narraciones de tradiciones culinarias locales de épocas pasadas cocinadas por los habitantes de Tinos, y para terminar, una ceremonia mística de “sonido y sabor” en un taller de telar que data de hace un siglo y medio.

Se trata de una iniciativa que nació de parte de unos pocos profesionales del gremio de los dueños de restaurantes, cafeterias y bares en Tinos con la intención de definir y mejorar el producto gastronómico que se le ofrece al visitante y consolidar a Tinos a largo plazo como un destino de excelente comida y de buenos servicios para el turista.

Lo que destaca a Tinos Food Paths es la creciente ola de colaboración que ha levantado entre los profesionales de la isla (que bajo otras circunstancias son rivales en el mismo mercado) y el centenar de voluntarios que este año se sumó al esfuerzo.

«Este año ha sido la entrega de todas edades y profesiones que se han unido para el beneficio de la isla en tiempos de crisis económica en Grecia. Incluso, ha ido más allá, contagiando a los colegas en las grandes ciudades que vienen a Tinos a compartir con ellos en esos días y se integran para formar parte de las actividades», dice Dimitris Armakolas, uno de los organizadores del TFPÓ.

«Tinos Food paths no es sólo un festival gastronómico sino que una filosofía, que va desde recuperar las semillas locales para que los agricultores tengan cosechas auténticas, absorver toda su producción en los restaurantes, hasta la prolongación de la temporada turistica que hasta ahora abarca entre junio a septiembre», declara a vista, Giorgos Amiralis, uno de los fundadores de TFP.

Y «el día siguiente» ya está en las mentes del núcleo que compone al Tinos Food Paths, que también aspiran a que se implemente el consumo de productos locales y de la región en su época y que lo que se ofrezca al visitante sea de una excelente calidad en los cuatro puntos de la isla.

«Se requiere de la cooperación en todos los sectores del turismo y de la producción para que se consiga un paquete final de oferta y de servicios, desde la tierra hasta llegar al plato del turista», explica Takis Kalogeratos, presidente del gremio.